Teléfono y WhatsApp: 634 60 83 59

SISTEMA DE HIGIENE CORPORAL PARA PERSONAS ENCAMADAS

Cándida
Cándida Rodríguez Rodríguez

(+34) 648 09 81 67

mfornells3@gmail.com


Compartir en:
Categoría del invento: 
Añadido el: 
05/06/2018
Visitas: 
645
Visitas únicas: 
373
Valora el Invento: 
Promedio: 4.8 (17 votos)

Objeto técnico de la invención

Es un sistema de higiene corporal para personas encamadas que comprende unas prendas higiénicas que viste la persona vinculadas necesariamente a un carrito auxiliar, siendo el conjunto de ambos elementos, por su conformación, características y aplicaciones, una sustancial mejora de los artículos existentes en el mercado y todo aquello que forma parte del estado de la técnica correspondiente.
      
En concreto, las prendas higiénicas están especialmente concebidas y diseñadas para ajustarse a la anatomía de la zona de micción y defecación de hombres y mujeres con tales limitaciones de movilidad que les imposibilitan para acceder al baño  y que generalmente dependen de la ayuda de cuidadores o personal sanitario para estos menesteres en centros sanitarios, hospitales, residencias de ancianos, geriátricos o incluso casas particulares. Las prendas consisten básicamente en bolsas de forma alargada colocadas estratégicamente para recoger aguas mayores y menores mediante unas aberturas igualmente situadas en zonas estratégicos a través de las cuales se introduce un tubo flexible de salida de agua y un cabezal de ducha con válvula de apertura/cierre que forma parte indisoluble del segundo elemento que comprende el sistema de higiene que se presenta, en concreto el carrito auxiliar que aglutina  en un único soporte móvil  los enseres y material necesario para la higiene personal de personas enfermas o incapacitadas. Todo el conjunto es apto para ser utilizado en casas particulares y especialmente en hospitales, residencias de ancianos, geriátricos y centros asistenciales.

Texto completo de la Patente o Modelo de Utilidad

Es un sistema de higiene corporal para personas encamadas que comprende unas prendas higiénicas destinadas principalmente para ser utilizadas en centros hospitalarios o geriátricos donde existen pacientes que, por sus patologías o por edad, están faltos de movilidad y deben permanecer postrados en cama durante largos periodos y que están relacionadas, formando un equipo de uso asociado inequívocamente a un carrito auxiliar concebido para ser autosuficiente en las operaciones de aseo de enfermos o incapacitados a los que hay que atender en la cama por lo cual está dotado de todo aquello que es  necesario para cumplir dicho fin, con  las dimensiones y la movilidad adecuada para que pueda deslizarse por pasillos y corredores estrechos habituales entre las camas de los hospitales. Ambos elementos del sistema de higiene corporal para personas encamadas, y en particular las prendas, son aptos para un uso doméstico y particular.
 
Así pues, el primer elemento del sistema de higiene que se reivindica son unas prendas higiénicas que se concretan en bolsas a modo de recipiente de conformación alargada, flexibles, de lámina de plástico transparente, dimensionalmente proporcionadas para un uso femenino y masculino y para adaptarse a la anatomía de las personas que lo deben utilizar, con un anillo flexible en la embocadura de su parte superior, estando este anillo flexible impregnado de un material adhesivo inocuo para la piel humana que le proporciona la textura necesaria para adherirse a las zonas íntimas de la persona por las cuales se efectúa la defecación (esfínteres) y la micción (orificio urinario) y asegura un despegado indoloro tras el uso.
 
Estas bolsas cuentan con al menos dos abrazaderas flexibles y ajustables que permiten compartimentar herméticamente la bolsa en secciones, aislando la parte que contiene la orina o la deposición y presentan, en un punto próximo a su parte superior, una abertura que se prolonga en una derivación, que cuenta igualmente con abrazaderas flexibles y ajustables, en forma de tubo con el extremo final abierto que resulta ser la zona en que se vincula y asocia de forma inequívoca el segundo elemento de dicho sistema, concretado en el carrito auxiliar, el cual comprende, entre otros, dos partes esenciales y necesarias para el correcto funcionamiento de este sistema de higiene, siendo uno de ellos un cabezal de ducha para una correcta higiene de la persona y siendo el segundo unos depósitos destinados a recibir las bolsas con los resto de defecaciones y micciones de la persona y el agua utilizada para el aseo y limpieza de la persona.
 
La bolsa de deposiciones está recubierta de una funda opaca deslizante, también de lámina de plástico que se desplaza para mostrar u ocultar el contenido de la bolsa y zona de pegado a voluntad del cuidador.
 
Por su parte, el carrito auxiliar para higiene personal comprende un chasis preferentemente tubular de material ligero, dotada de ruedas delanteras y traseras de caucho y orientables para su fácil manejo y su estabilidad en todas las posibilidades de carga, con  una estructura específicamente diseñada para soportar e incorporar distintos elementos necesarios para realizar el aseo de las personas, en particular un depósito de agua conectado a una ducha colgada de un brazo extensible y dos depósitos para admisión de aguas mayores y menores que pueden bascular fácilmente para vaciar su contenido en cualquier WC, que, como se ha mencionado quedan vinculados y asociados a las prendas descritas.
 
El depósito de agua limpia destinada al aseo del paciente se instala en la zona superior del carrito para optimizar la salida del agua a través de un tubo flexible en cuyo extremo hay una alcachofa de ducha con llave de apertura/cierre. Está depósito es fácilmente descolgable para cambiar o rellenar el agua ya consumida. En cuanto a la ducha/alcachofa, la misma cuenta con un elemento auxiliar, concretado en  un brazo extensible que permite que dicha alcachofa quede colgada del extremo del mismo, permitiendo aproximar la ducha al paciente en caso de problemas de espacio.
 
El carrito comprende asimismo un secador / aparato de aire caliente  y/o frío sujeto de un punto de anclaje en el chasis.
 
Los depósitos de aguas mayores y menores se destinan a almacenar las micciones y deposiciones que el paciente ha realizado en las cuñas y/o botellas o en/o por otros medios, estando estos depósitos sujetos al carrito aproximadamente por su zona central en una barra de sección cuadrada, preferentemente, con capacidad de giro en sus extremos previa liberación del gatillo que los mantiene fijos en su posición normal, lo que permite vaciar su contenido en el WC.
 
De igual modo, estos depósitos para micciones y deposiciones se pueden segregar del carrito  para colocarlos en el suelo sobre sus patas o para colgarlos de  los largueros de la cama aprovechando los mismos ganchos de suspensión en el carrito.
 
El carrito incluye asimismo un pequeño compartimento destinado al acopio de prendas o bolsas higiénicas para el paciente, las cuales son del tipo de recipientes flexibles de lámina de plástico transparente debidamente conformados para adaptarse a la anatomía de las personas que lo deben utilizar, y bolsas o fundas recambiables para proteger los depósitos de aguas mayores y menores.
 
La aplicación práctica de este sistema de higiene corporal para personas encamadas muy simple, facilitando la tarea del personal sanitario sin incomodar al paciente, el cual puede hacer sus necesidades en el momento preciso sin ayuda externa y sin manchar la ropa de cama, permitiendo una completa y correcta higiene.
 
El primer paso es colocar la prenda higiénica en el paciente, acoplándola en la zona correcta mediante el anillo adherente situado en la embocadura de la prenda. Lógicamente, este anillo está dimensionalmente preparado en función de si se trata de una micción (menor) o de una defecación (mayor). En el caso de la micción, también está dimensionalmente preparado en función del sexo del paciente (mayor en la mujer, menor en el hombre) de  acuerdo con la morfología de la zona genital.
 
Una vez se ha usado la bolsa (una u otra o ambas), es preciso evacuar el contenido y proceder a la higiene del paciente, momento en el cual se activa el módulo del carrito auxiliar, cuyo uso es sencillo e intuitivo al estar los distintos elementos que integra perfectamente distribuidos y fácilmente localizables.
 
Llegado el momento del aseo, y previa inspección del personal sanitario para evaluar las necesidades limpieza del paciente, el primer paso es aproximar el carrito, descolgar el depósito de micciones o deposiciones en el suelo o bien colgado de una de las barras laterales de la cama. A continuación se procede al vertido de micciones o deposiciones en sus depósitos directamente desde la cuña o botella o, en su caso, si se han utilizado las prendas especiales de plástico adaptadas a la anotomía del paciente, abriendo los pasos de evacuación correspondientes, pasando a continuación al uso de la ducha para realizar las operaciones de higiene.
 
Atendido así el paciente solo queda desplazar el carrito al WC de vaciado, proceder al vertido de micciones y deposiciones por simple volcado, cambiar las fundas de los depósitos y rellenar de agua el depósito correspondiente dejando carrito auxiliar para higiene personal dispuesto  para atender a otro paciente.
 
En el caso de micciones, basta con soltar o aflojar la abrazadera de la derivación de la prenda para verter la orina. En el caso de defecación, es preciso soltar o aflojar la abrazadera de la derivación superior de la bolsa introduciendo por la zona correspondiente el cabezal de ducha del carrito auxiliar para empujar la deposición con la fuerza del agua procedente de la ducha hacia el extremo inferior de la bolsa por donde se procede a su vertido en el depósito correspondiente después de soltar o aflojar la abrazadera de cierre inferior, ajustando de nuevo esta abrazadera después de la evacuación de los restos.
 
Para efectuar la higiene del paciente se utiliza la derivación mediante el cabezal de ducha del carrito descrito o, en su caso, mediante una esponja o similar con una mano enguantada. En todo caso, el agua utilizada se vierte igualmente en el depósito del carrito auxiliar para su vertido en el WC.
 
Finalmente, solo queda cerrar el extremo de la bolsa ajustando la abrazadera o, si  así lo considera adecuado el personal sanitario, se procede al cambio de la prenda, sustituyendo la bolsa usada  por otra nueva y limpia.
 
Obviamente, antes de ajustar la nueva bolsa es factible proceder a una limpieza manual más directa con el material adecuado (esponja. etc.) secando finalmente la zona con toallas o un secador de aire caliente.

Videos

 

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.